Salió de fiesta por un barrio de mala fama, lo que le pasó al volver a casa de dejará impertérrito

Esta no es una historia para cualquiera, te aviso de que realmente puede dejarte impertérrito al final, no digas que no te avisé.

Era una noche de sábado sacada del manual de fin de semana de estudiante de la facultad de derecho. María había quedado con su amiga Laura en un nuevo club que había descubierto hacía dos fines de semana saliendo con unos amigos de humanidades.

Quedar con Laura nunca implicaba quedar sólo con ella, pues la muchacha, en parte por su grácil belleza y en parte por su carácter abierto y jovial, pocas veces estaba sola cuando salía de casa. La gente que la acompañaba además solía ser de una jovialidad comparable y las noches de fiesta tendían a desmadrarse.

María se vestía para matar, sabiendo que la noche no iba a ser tranquila. Se miró en el espejo mientras se ponía la minifalda y repasaba que la cera no se hubiese dejado ningún vello rebelde atrás.

Hizo un guiño a su reflejo mientras se ponía una camisa de media manga y escote generoso sobre un sujetador con relleno y forma diseñada para colocar todo en su sitio.

Se sentó a maquillarse procurando que el torrente de mensajes sobre lo loca que iba a ser la noche por parte de su amiga no la distrajese en los momentos delicados.

Cuando estuvo satisfecha, se puso una chaqueta que no conjuntaba demasiado con el modelo elegido, pero era lo más cercano que tenía a una prenda de abrigo que pudiese llevar con aquellas prendas. Tomó nota mental para la próxima vez que fuese de compras, cogió su bolso y avisó a su amiga de que ya iba de camino a su casa.

Laura respondió casi de inmediato diciéndole que se verían directamente en el local, que ella tenía que pasar por casa de un amigo al que luego le presentaría.

Quiso discutir, pero no era la primera vez que su compañera de clase le hacía algo así y sabía que era inútil, así que bajó y tomó el autobús en la dirección indicada por el navegador del móvil.

De camino a la discoteca no tuvo ningún problema, pero la zona parecía poco recomendable para que cualquiera andase a solas por ella a altas horas de la noche.

El portero del lugar no puso obstáculo alguno para que María accediese y enseguida se vio con una copa en una mesa espantando moscones hasta que llegase su amiga.

Apenas unos minutos más tarde recibió un mensaje escueto de Laura: “Al padre de Carlos le ha dado algo, vamos de camino al hospital, te lo compensaré”.

Asumió que Carlos era el amigo a cuya casa se dirigía y decidió que no quería estar por ahí sin amistades, así que volvería a casa. Como no se había sentido segura en el viaje de ida, María pidió un taxi al que esperó en la puerta de la discoteca, junto al portero.

Se subió al taxi y llegó a casa sin incidentes.

No es una gran historia, ¿verdad? No pasa nada.

¿Te has quedado igual?

Bueno, eso es lo que significa impertérrito, literalmente has accedido a leer una historia aburrida y te la has tragado entera.

Y de esto quería hablarte. Cada día, con más frecuencia, veo artículos que prometen una reacción a una suma tontería altamente predecible:

“Empezó a lanzar insultos racistas al tendero, la reacción del encargado te encantará”.

“Este perro se quedó atrapado en un pozo, lo que hizo la unidad de rescate te asombrará”.

Esos enlaces existen únicamente para que piques. Se trata de sitios con gran cantidad de publicidad que no se preocupan lo más mínimo por la calidad del contenido. En la mayoría de ocasiones, el artículo estará dividido en cuatro páginas para que te comas aún más publicidad.

Elige lo que quieres leer, busca contenidos que te interesen, por favor no seas una víctima del cebo para clics (no, clickbait no suena mejor).

No es sólo cuestión de combatir esta plaga, es una cuestión de crecimiento individual. Encuentra algo que sea de tu interés, porque poco más esclavo se puede ser que interesándose por lo que nos dicen que nos interesemos.

Anuncios

2 comentarios en “Salió de fiesta por un barrio de mala fama, lo que le pasó al volver a casa de dejará impertérrito”

  1. No suelo clickar en nada del estilo…nunca…porque antiguamente te la estabas jugando con virus, porno, etc…y ahora, bueno realmente no me interesa clickar xq sé que lo q voy a leer es una m…..

    Me gusta

    1. Te habría hecho una respuesta mítica, pero la reacción te habría dejado sin palabras :-))

      El Clickbaiting está diseñado para gente que no busca información, sino entretenimiento: el problema es cuando medios de comunicación “serios”, empiezan a entrar en esa dinámica.

      Más gráfico: “La Sexta Noche”, un programa que, se supone, intenta dar información política y demás, pero que es más próximo a un programa de cotilleo de su objetivo original.

      Y esa es la realidad: Trump ha llegado al poder porque el personal quiere entretenimiento y eso, los romanos, que hace dos mil años creaban leyes para, entre otras cosas, las situaciones de reparto de herencias con non-natos de por medio, lo entendieron muy bien, con el famoso: “Panem et Circenses”…

      Así nos va.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s