Un chino en tu bolsillo

Me despierto con la vibración de la pulsera y paro la alarma. Me aseguro de parar también la alarma del móvil, no vayan a cobrarme por tener dos y me meto en la ducha.

Remojón, ropa, desayuno, guagua.

En el bus me pongo a revisar qué noticias hay, las que me interesan hoy van rematadamente lentas, pues no son las más populares y demandadas así que mi proveedor de internet da muchísima menos prioridad al tráfico de estas.

Leer más “Un chino en tu bolsillo”

Anuncios

En casa del herrero, cuchillo de acero inoxidable de primera calidad

Me levanto con la vibración de la pulsera y me deslizo de la cama de camino a la ducha. Un remojón helado y compruebo con el móvil los registros de errores críticos que puedan haber surgido la noche anterior. Puedo hacerlo porque la señal llega perfectamente a la planta alta, tengo configurado un router alternativo a modo de repetidor para asegurarme de ello.

Mientras saco a las perras compruebo con el móvil la agenda del día y me conecto en remoto al ordenador de casa para subir a la nube el trabajo que dejé a medias el viernes, es más rápido que hacerlo directamente cuando vuelva a casa. Leer más “En casa del herrero, cuchillo de acero inoxidable de primera calidad”

Kung fu

Me levanto con la vibración de la pulsera y me deslizo de la cama sigiloso como una tormenta de verano (con un ruido constante que no molesta demasiado, pero con súbitos sonidos atronadores). De algún modo, cuando salgo de la habitación mi mujer y mis dos adorables encarnaciones del mal hijos siguen dormidos.

Hoy el agua fría tensa una musculatura tensa por los dolores propios de quien el día anterior ha hecho más ejercicio al nivel que desearía que tuviese su cuerpo y no al nivel que realmente tiene. Leer más “Kung fu”

Querido diario

Me despierto con la energía de la central nuclear de Chernobyl momentos antes de hacer mundialmente famosa infame a la ciudad ucraniana. El agua fría de la ducha cae hiriente y demoledora ahora que se acerca el invierno, dos grados menos y tendré que empezar a girar un poco la manecilla hacia el lado caliente. Después del jabón, otra oleada de leve dolor me estremece cuando el agua se lleva la espuma.

No es algo que lamente, es algo que celebro. Esa oleada de frío arrolladora ya no es algo que necesite para ponerme en marcha, ya no es un bofetón de vigilia forzada que me pone en un piloto automático que me hace llegar al momento en el que saco de la casa sin recordar muy bien cuándo me vestí.

Antes apenas me había despertado, ahora estoy despierto.

Leer más “Querido diario”

Paternidad acelerada

Me levanto por la mañana, no ha sonado el despertador sino que un quejido entre risas nerviosas de mi señora me ha puesto en alerta.

Deimos se ha puesto en pie en la cuna y está rascando la pared como si quisiese arrancar la pintura. El crío se gira a mirarnos y nos sonríe para luego seguir a su rasca rasca. Sí que da un poco de yuyu el maldito. Leer más “Paternidad acelerada”

De punta en blanco (IV)

Igual os da por decirme que se está haciendo largo el tema. Pues casi que corto se me hace, buscar empleo es casi que un trabajo en sí mismo y no se me ocurre cómo enseñar un oficio en mil páginas. Mi respecto al que pueda alcanzar ese nivel de concisión.

Y ojo, que puedo ser conciso cuando quiero, sólo que la mayoría de las veces no me apetece. La cuestión es que no se me pasa por la cabeza cómo los portales de empleo te publican artículos para conseguir trabajo y son cosas que se leen en un golpe de vista.

Leer más “De punta en blanco (IV)”