Autoboicot (I) – El secreto

Buenas, este es el primero de una pequeña serie de artículos sobre un tema que desde tiempo atrás me ha apasionado: Los libros de auto ayuda.

No es que encuentre un vacío en mi existencia que se llene con autocomplacencia, sino que encuentro apasionante la forma en que enganchan y enredan al lector para que compre la idea que contiene y de paso, el mucho más caro de lo que debería libro a su alrededor.

Leer más “Autoboicot (I) – El secreto”

Salió de fiesta por un barrio de mala fama, lo que le pasó al volver a casa de dejará impertérrito

Esta no es una historia para cualquiera, te aviso de que realmente puede dejarte impertérrito al final, no digas que no te avisé.

Era una noche de sábado sacada del manual de fin de semana de estudiante de la facultad de derecho. María había quedado con su amiga Laura en un nuevo club que había descubierto hacía dos fines de semana saliendo con unos amigos de humanidades.

Quedar con Laura nunca implicaba quedar sólo con ella, pues la muchacha, en parte por su grácil belleza y en parte por su carácter abierto y jovial, pocas veces estaba sola cuando salía de casa. La gente que la acompañaba además solía ser de una jovialidad comparable y las noches de fiesta tendían a desmadrarse.

Leer más “Salió de fiesta por un barrio de mala fama, lo que le pasó al volver a casa de dejará impertérrito”

La fuente de la sabiduría (con perdón de Internet)

Suena el despertador y aunque tengo ganas de quedarme un poco más en la cama, en lugar de aplazarlo, me pongo en marcha de inmediato, apagándolo y encendiendo la luz. Lo hago porque cualquier experto en sueño con el que hables te explicará que si te quedas diez minutos más en la cama no sólo no vas a ganar nada, sino que la cadena de procesos químicos que tiene que ocurrir en tu cerebro para que te despiertes se creerá que tu “segundo despertar” también va a ser un intento fallido y optará por no ocurrir.

Leer más “La fuente de la sabiduría (con perdón de Internet)”

Mi mujer es más fuerte que un pomelo verde

Mi mujer acaba de dar a luz, ha sido una cesárea complicadilla, pero ya tenemos en casa a los pequeños Phobos y Deimos (nombres no reales, pero fieles a sus personalidades).

Ahora mismo está con ciertas inseguridades propias de los primeros días con los retoños y siempre dice que yo soy un exagerado. Leer más “Mi mujer es más fuerte que un pomelo verde”